Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Hilma af Klint y Piet Mondrian: los pioneros del arte abstracto que revolucionaron la historia

Una exposición en la Tate Modern compara las obras del pintor holandés con las de la olvidada artista sueca, redescubierta hace una década, para construir un nuevo relato sobre el abandono de la figuración

En el mundo del arte, las comparaciones entre artistas son cada vez más comunes en los museos. En esta ocasión, la Tate Modern ha decidido enfrentar la obra de dos pioneros del arte abstracto: Hilma af Klint y Piet Mondrian. Esta exposición, titulada “Forms of Life”, busca construir un nuevo relato sobre el abandono de la figuración y explorar las similitudes y diferencias entre estos dos artistas.

A simple vista, las obras de Mondrian y af Klint parecen muy diferentes. Mondrian es conocido por sus retículas y su paleta de colores primarios, mientras que af Klint prefería los círculos, óvalos y espirales en tonos pastel. Sin embargo, la muestra descubre coincidencias insospechadas entre ambos. Ambos artistas recibieron una formación académica y comenzaron pintando paisajes convencionales antes de abandonar progresivamente la figuración. Además, su fascinación por la flora y la fauna jugó un papel fundamental en su transición hacia la abstracción.

La exposición también revela la influencia del esoterismo en la obra de ambos artistas. Tanto Mondrian como af Klint estuvieron asociados a la Sociedad Teosófica, fundada por el filósofo y ocultista Rudolf Steiner. Ambos artistas creían en la conexión entre la humanidad y la naturaleza, y pintaron cuadros que transmitían esta idea. Aunque Mondrian pasaría a la historia como una figura clave de las vanguardias, af Klint fue ignorada hasta su muerte en 1944 y solo fue reconocida hace una década.

La revalorización de Hilma af Klint: de la ignorancia al reconocimiento mundial

Hasta hace una década, la obra de Hilma af Klint era prácticamente desconocida. Considerada una artista esotérica, su obra ni siquiera era considerada arte por algunos críticos. Sin embargo, en 2013, el Moderna de Estocolmo redescubrió su obra en una gran exposición que luego viajó por toda Europa. Cinco años después, el Guggenheim de Nueva York le dedicó una retrospectiva que se convirtió en la más vista de la historia del museo.

Desde entonces, af Klint se ha convertido en un fenómeno pop y ha inspirado documentales, biografías y experimentos con la realidad virtual. Su fama ha alcanzado niveles similares a los de otras mujeres artistas reconocidas, como Frida Kahlo o Yayoi Kusama. Incluso el MoMA, que en un principio se negó a incluir una de sus obras en una muestra sobre los orígenes de la abstracción, corrigió el error durante la reapertura de su colección permanente y colgó un cuadro de af Klint al lado de obras de Kandinsky, Delaunay y Kupka.

La revalorización de af Klint ha sido un proceso largo pero necesario. Su obra ya no es considerada una nimiedad esotérica, sino un experimento adelantado a su tiempo. La exposición en la Tate Modern es otro paso importante en el reconocimiento de su contribución al arte abstracto y en la construcción de un nuevo relato sobre la historia del arte.

La importancia de Hilma af Klint y Piet Mondrian en la historia del arte abstracto

La exposición en la Tate Modern no solo busca comparar las obras de Hilma af Klint y Piet Mondrian, sino también resaltar su importancia en la historia del arte abstracto. Aunque Mondrian es ampliamente reconocido como uno de los pioneros de esta corriente artística, af Klint fue una precursora olvidada durante mucho tiempo.

Ambos artistas rompieron con la figuración y exploraron nuevas formas de representación. Sus obras reflejan una búsqueda formal y una fascinación por la naturaleza y la espiritualidad. Aunque sus estilos y paletas de colores difieren, la exposición revela similitudes en su enfoque artístico y en su conexión con el esoterismo.

La muestra también destaca la importancia de revisar la historia del arte y reconocer a artistas que fueron ignorados en su tiempo. Af Klint, en particular, ha experimentado un resurgimiento en los últimos años y su obra ha sido revalorizada y admirada en todo el mundo.

En conclusión, la exposición en la Tate Modern que compara las obras de Hilma af Klint y Piet Mondrian es un intento de construir un nuevo relato sobre el abandono de la figuración y la historia del arte abstracto. A través de esta muestra, se busca resaltar la importancia de ambos artistas y su contribución a esta corriente artística. Además, se destaca la necesidad de revisar la historia del arte y reconocer a artistas que fueron ignorados en su tiempo. La revalorización de af Klint es un ejemplo de cómo el arte puede ser redescubierto y apreciado en su justa medida.

Pedro Gonzalez
Pedro Gonzalez

Con más de 10 años de experiencia en periodismo, he tenido la suerte de poder compartir mis observaciones y análisis sobre diversos temas, desde reseñas de libros, hasta las últimas tendencias en cine, teatro, música y arte. Estudié Ciencias de la Comunicación en la Universidad Complutense de Madrid y, desde entonces, me he dedicado a entender y explorar las diversas facetas del periodismo.

En mi tiempo libre, me encanta leer, viajar y explorar nuevos lugares. También soy un gran amante de la música, desde el jazz hasta el rock alternativo. Agradezco la oportunidad de compartir mis pasiones y espero que disfrutes leyendo mis artículos tanto como yo disfruto escribiéndolos. ¡Nos vemos en las páginas de ahoraocio.com!

Artículos: 3908